Relojes de aviación PARTE I

A todos se nos habrá pasado la idea, mirando a la nada, el poder volar, y hoy en día no es algo imposible, pero imaginémonos al hombre prehistórico que se paró a observar el vuelo de las aves y de otros animales voladores. Algunos lo intentaron imitando a los pájaros, usando un par de alas elaboradas con un esqueleto de madera y plumas, que colocaban en los brazos y las balanceaban sin llegar a lograr el resultado esperado. El ejemplo más conocido es la leyenda de Ícaro y Dédalo, que encontrándose prisioneros en la isla de Minos se construyeron unas alas con plumas y cera para poder escapar. Ícaro se aproximó demasiado al Sol y la cera de las alas comenzó a derretirse, haciendo que se precipitara en el mar y muriera.​ Esta leyenda era un aviso sobre los intentos de alcanzar el cielo, semejante a la historia de la Torre de Babel en la Biblia, y ejemplifica el deseo milenario del hombre de volar. Fue a principios del Siglo XX, cuando a los hermanos Wilbur y Orville Wright y a Alberto Santos Dumont,en su conquista del aire,sentaron las bases para hacer volar a los aparatos más pesados que el aire, y la misma que cambió por completo el rumbo de la historia. Aún hoy se debate cual de ellos fueron los primeros en hacer volar tremendo aparato, constando que en 1903, los hermanos Wright, lo consiguieron, pero no había ningún entendido en la materia ni periodistas presentes. (No seré yo quien resuelva este debate ni mucho menos) Sin embargo, Alberto Santos Dumont, en 1906, se rodeó de entendidos, periodistas y ciudadanos parisinos, pudiendo acreditar que sería el primero en en cumplir un circuito preestablecido. Fue entonces cuando se dio cuenta que su reloj de bolsillo no le servía para nada mientras volaba, ya que tenía que quitar las manos de los controles con el riesgo que ello conllevaba para ver el tiempo que llevaba volando. Alberto era un buen amigo de Louis Cartier, el mejor relojero de parís en esa época, y al comentarle su viveza en pleno vuelo y comentarle que no pudo ver el tiempo que tardó, su gran amigo le dijo que eso no iba a pasar más, que el se encargaría de resolverle ese problema para su próximo vuelo. Pocos meses después, cumplió su palabra y le hacia entrega de un pequeño reloj de pulsera, con caja cuadrada y bañado en oro, con la pulsera agujereada y con anilla para atarlo a la muñeca. Sirviendole para mirar el tiempo de vuelo sin tener que despegar las manos de aquellos primitivos controles. Así nacía, si no el primero, uno de los primeros relojes de pulsera de la historia, el Cartier Santos. Un año más tarde, en noviembre de 1907, Santos Dumont, usaría el regalo de su amigo para cronometrar su intento de record del mundo de aviación, volar 220 metros. Contó 21 segundos, exactamente igual que certificaron los jueces del concurso.
Queda claro por lo tanto, que el primer reloj utilizado en la aviación, fue el Cartier Santos, pero de ahi a las bases de los relojes de aviación como conocemos hoy en día, dista mucho.
A la vez que los dos pioneros anteriormente citados, también estaba “dando guerra” Louis Blériot, quien aceptó el reto de volar el canal de la mancha, desde Calais a Dover.
El 25 de julio de 1909, con un Zenith atado a su muñeca, consiguió el reto, durante su vuelo 40 minutos y siendo un tremendo peligro según se encuentra escrito en distintas fuentes. El zenith  que veremos a continuación, nada tenía que ver con el utilizado por Alberto, desde su caja redonda a su tremenda corona, todo era distinto.
Contaba con esfera luminosa y manecillas para facilitar la lectura, números árabes de gran tamaño, una gran corona para girar cuando se usan guantes, una cinta bimetálica anti-magnética y se supone que una caja para colocarlo en el panel de instrumentos si fuese necesario. El uso del Zenith por el piloto, cimentó la marca como de reconocido prestigio en Francia. Tanto fue así, que a partir de 1939, el Zenith Montre d’Aéronef Type 20 fue el instrumento cronométrico para aviones franceses.
Ya en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), se necesitaba que sus ataques fuesen coordinados, dando importancia a la relojería.Imaginemos entonces la importancia de esa coordinación en la aviación militar, o sus necesidades para el cálculo del combustible, la distancia de vuelo o la sincronización para lanzar sus bombas. Los relojes con los que contaban los pilotos de combate eran de bolsillo, los encajaban en el panel de instrumentos y los podían extraer en mitad del vuelo si lo necesitaban. En cambio, los pilotos Alemanes, usaban relojes de bolsillo pero colgados en sus trajes de vuelo, al llevarlos de forma invertida, cuando lo cogían, podían ver la hora perfectamente
Smith Mark IV.A – 8 días (IHC 185)
Cuando los vuelos eran nocturnos, necesitaban que los números se viesen bien, que la caja fuese resistente a golpes y que tuviese resistencia a las diferentes temperaturas. Para los vuelos mas largos, usaban el llamado Mark V de 8 días.

Entre la primera y segunda guerra mundial, Charles Lindbergh realizó la primera travesía del atlántico en solitario, lo hizo a bordo de su monoplano Ryan NYP , llamado “Spirit of Sant Louis” y lo hizo con un Longines en la muñeca. Longines produjo un reloj de navegación que permitía calcular una ubicación precisa a pesar de la época. La diferencia en segundos puede que parezca un simple desajuste, pero en el aire, puede significar una desviación de varias millas. Antes de que Lindbergh colaborara con Longines, había PVH Weems, y el reloj Weems, menos familiar, era el modelo base del reloj Lindbergh, que esencialmente hace de Lindbergh un Weems actualizado y mejorado.
https://photobucket.com/
https://farm2.staticflickr.com/
Lindbergh se propuso actualizar y mejorar el reloj Weems, contando con su experiencia de volar sobre el Atlántico. Le explicó a Longines lo que necesitaba de un reloj de navegación, y estos se pusieron a trabajar. En 1931, nació el reloj Lindbergh.
Reloj Longines Lindbergh circa 1940.
Y ahora si, nos vamos a saltar unos cuantos años hasta llegar a la época de los ya conocidos B-UHR. Peeeeero, será en la siguiente parte.¡!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s